Becqueriana, Efraín Huerta

La llamaron Así Y con razón Se pasaba la vida De cama en rima De rima en cama Terminaron Diciéndole la   Becquerendona

El séquito sensualmente adoctrinado

  por las avenidas alamedas de Reforma entre causarinas y tronadas sendas los coros sensuales de Dioniso lo acompañan ocultando la deshonra de ser hombres tras máscaras de héroes putrefactos   esquivan ciclistas noctámbulos que corren esparciendo en cada semáforo la pútida embriaguez sin voltear a ver el falo forjado en el rayo semental y … Continúa leyendo El séquito sensualmente adoctrinado

Pítica X

¡somos seres de un mínimo momento! el hombre es el cumplimiento de sus deseos mas cuando llega el narco-divino regalo de la acalorada Dulce de la megalómana Ximena o de la selénica Berenice se posa sobre los hombres -o cae sobre mí- un luminoso furor de éxtasis y una efímera y sensual existencia ingrata de un solo momento

El triste en su jaula

aquí tienen al triste más triste el que hasta la angustia no ha encontrado rival corto de piernas y de pláticas pobre de sombras y bruces pasa por musgo en el asfalto si se le cruza un banco como hamaca se postra como Simeón Esilita para hacer unas cuantas desaparecidas al fino escape de la … Continúa leyendo El triste en su jaula