Un mar de fueguitos

Comparto esta cita de Galeano, la considero simplemente genial.

Un hombre del pueblo de Negua, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta, contó. Dijo que había contemplado, desde allá arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

-El mundo es eso – reveló-. Un montón de gente, un mar de fueguitos.

Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende.

Eduardo Galeano

No sé si a ustedes se les ocurra, como me pasó a mí, pensar en algunas personas que empatan con cierto tipo de fuego (yo pensé en el gran fuego chispeante que es mi padre). Aunque tal vez, al estilo griego (γνῶθι σεαυτόν), supongo y propongo, conozcamos la llama que somos por cómo nos ven los demás desde arriba. Las llamas son maleables, tal vez Galeano las haya escogido por eso, así que, seamos el fuego al que aspiramos ser.

La foto se la robé a un amigo, Sergio Donis (conózcalo usted mismo http://www.sergiodonis.com/). Un artista de los que arden con ganas y que prende si uno anda por ahí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s