El trasero negro de Hércules

En el imaginario mitológico griego, los Κερκωπες  eran traviesas criaturas de traviesa maldad que  vivían  vagaban por el mundo y podían aparecer en cualquier lugar donde ocurriesen travesuras (su semejanza con los duendes de otras mitologías es inevitable).

Aunque podía asegurarse que su número no sobrepasaba a dos y que eran hermanos, tenían diferentes nombres: Silos, Euríbato, Acmón, entre otros. Eran de una genealogía que antecedía a la de los dioses olímpicos, eran deidades antiguas perspicaces, audaces y maldosas.

Al nacer, su madre les advirtió que se cuidaran del hombre de el “gran culo negro” (μελάμπυγος). Pasado el tiempo, se encontraron con Heracles y, después de un intento fallido por hacerlo su víctima, éste los capturó y colgó a cada uno de un extremo de un palo con la cabeza hacia abajo, y manteniéndolos en esta posición caminaba llevándolos al hombro. En esa posición los Cércopes observaron su trasero, que era negro, ya porque su capa no llegaba tan abajo y estaba curtido por el sol, o a causa de su abundante vello corporal. No pudieron ocultar sus carcajadas al recordar lo que su madre les había advertido, y tanto rieron que Heracles simpatizó con ellos y terminó liberándolos.

Si Zeus decidió convertirlos en monos después de su altercado con el héroe, o si estos ya lo eran desde un principio (su nombre significa “hombres con cola”), no lo sabemos, sin embargo se afirma que terminaron en las islas Pitecusas (actual Isquia en Italia), cuyo nombre derivaría, según algunas etimologías, del griego πίθηκος (“mono”).

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s