Gente de letras

 

respeto

a los que enseñan sus palabras al mundo

sin máscaras

sin capas que los protejan

ellos charlan sagaces

sacando plática desde la entraña

y acompasándola con ritmo

sorpresa      osadía

y filtrando el pudor

 

esta gente de letras

brutal      esotérica      variable

desvelada y alejandrina

heredó de su dios el poder creador

reconociéndose entre ellos

como semidioses castrados

de un séquito extasiado

de una mecánica de conjuros iniciáticos

 

por las noches

cuando afilan sus versos

me reciben con aliento orgiástico

cuando me acerco para saludarlos