La adversidad, Séneca

 

Indudablemente todos esperamos que nuestra vida sea un gran reto; el dilema es, distraídos por el caudal de distracciones, reconocerle, asumirle y afrontarle.

En los últimos años se me han presentado un par de grandes retos en el camino, inesperados, difíciles e inevitables. Con un par de tigres en la encrucijada del camino uno no puede dudar; la batalla sigue en curso: una de las fieras se llama escoliosis, temible, mientras que la otra es una ternura, mi hija, pero que exige a largo plazo lo que aún no encuentro, lo mejor de mí.

Les comparto esta frase de Séneca, y que sean bienvenidos todos los nuevos retos.

No hay nadie menos afortunado que el hombre a quien la adversidad olvida, pues no tiene oportunidad de ponerse a prueba.

Séneca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s