Inés y su hipocorístico

La gran dicha de mi vida ha sido tener una hija, se llama Inés. Aunque he tratado de encontrarle algún diminutivo o alguna forma cariñosa de llamarla sigue sin aceptar alguna de mis propuestas: Ini, Inita, Ina,… ninguna le complace más que Inesita y, al parecer, por pura costumbre.

Comencé a investigar, nada más serio que meras consultas en la web, por algún nombre cariñoso que se le hubiera atribuido a “Inés” en algún momento, pero ante tanto vacío de información quedé atrapado por un rato en lo que encontré sobre la nomenclatura correcta de estos nombrecitos, los hipocorísticos.

Hipocorístico tiene su raíz en el verbo ὑποκορίζεσθαι, que significa “llamar con caricias”, y se refiere al uso de nombres en forma diminutiva o abreviada. Al parecer algunas personas somos algo adictas emplear estas deformaciones afectivas (aunque en mi caso sea sólo con mi hija).

Algunos ejemplos claros son Francisco-Paco,  Chelo-Consuelo, Nacho-Ignacio etc.

Ciertos hipocorísticos se volvieron tan comunes que ahora algunas academias los han reconocido como nombres, es el caso de Pep para José para la Academia Valenciana de la Lengua.

Ahora que descubrí que se puede “acariciar con palabras”, ¡cómo no querer encontrar una forma de llamarla y que le encante!20160102_125037.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s