Pequeño y triste petirrojo

Pequeño y triste petirrojo

 

Oscar Wilde llevaba
una gardenia en el pico.
Color gris, color malva en las piedras y el rostro,
más azul pedernal en los ojos, más hiedra
en las uñas patricias, ebonita en las ingles de los faunos.
No salgáis al jardín: llueve, y las patas
de los leones arañan la tela metálica del zoo.
Isabel murió, y estaba pálida,
una noche como ésta.
Hay orden de llorar sobre el bramido estéril de los acantilados.
¿Un violín dormirá? ¿Unas camelias?
Y aquel pijama rosa en pie bajo la lluvia.

Pere Gimferrer

(Barcelona, 1945)